martes, 14 de marzo de 2017

Colcha de Log Cabin

Hoy me gustaría enseñarles la última colcha que me he hecho. He utilizado la técnica de Log Cabin, es una de las más básicas y sencillas dentro del patchwork tradicional.
A pesar de ser una de las primeras que se aprenden, yo no sabía hacerla y la verdad es que me daba un poco de desconsuelo porque se pueden hacer labores preciosas.
Me decidí a experimentar y pensé que podría probar con alguna labor relativamente fácil como una colcha de pequeñas dimesiones, de esas para arroparnos cuando estamos viendo la tele.
He tardado muchos meses en hacerla, no es que sea compleja pero me lo tomé con toda la calma del mundo, saboreando cada puntada y la elección de las telas. Quería hacerla en tonos azules y rosas aprovechando muchos restos que tenía por casa.
Así durante muchas noches después de cenar mientras escuchaba algún programa en la televisión, fuí construyendo cada uno de los bloques con muchos trocitos de telas.
Está totalmente cosida a mano, lo cual me resultó ideal para hacerla en esos ratos que tenía por la noche porque no hace falta mucha intendencia, sólo agujas, hilo, tela y tijeras.
Como la faena me ha durado varios meses, me hace gracia comprobar como a lo largo de éstos he cambiado la estética en la composición de los bloques.
Así en los primeros mi elección fué un poco más loca, contrastando más los colores pero a medida que los iba haciendo buscaba más armonía y homogeneidad en las telas. 
Al final estoy contenta con el resultado, cada bloque es diferente pero me encanta así.
La tela trasera es una sábana de algodón del Corte Inglés en tonos rojos y como verán el acolchado es sencillo, ya que sólo lo he hecho alrededor de cada uno de los bloques y las tiras que los unen, pero sinceramente no tenía ganas de más...es la tercera colcha que acolcho en los últimos meses y ya tengo mi cupo anual totalmente cubierto.
Creo que finalmente no la voy a utilizar para arroparme mientras veo la tele porque me ha quedado más grande de lo que incialmente pretendía,  pero no me importa porque ahora tengo una colcha cubrecama para la habitación de mi hija que me encanta.
Bueno pues estos es todo por hoy, aquí la tenemos dobladita para llevarla para casa, espero que les haya gustado.
Image and video hosting by TinyPic

jueves, 2 de marzo de 2017

Otro cojín

Antes de que comience la primavera y por consiguiente el calorcito, les quería enseñar esta labor que es más propia para el otoño y el invierno, porque este cojín en verano nada más verlo te puede salir un sarpullido.

Me gusta hacer fundas de cojines según sea la época del año. Lo ideal, o por lo menos es lo que yo hago, es hacer las fundas adaptadas a las medidas de los rellenos que tengo en casa, así en verano los visto más ligeros y en invierno me permito el lujo de utilizar lanas o fieltros. 
 En este caso he bordado varios tipos de puntos muy sencillos con hilo Mouliné, hubiera quedado muy bonito haberlo hecho con ovillos de lana, pero bueno, era lo que tenía por casa.
 Al final este cojín no se quedó en mi casa porque a mi hija Cristina le encantó, a veces me sorprendo con las chicas jóvenes, yo hubiera apostado que no era de su estilo pero no...le encantó y a su casa se lo llevó y yo más feliz que una perdiz, siempre digo que mis hijos son mis grandes admiradores, me apoyan y me animan como nadie en este mundo...eso...y yo feliz.
Cada vez me apasiona más el bordado, por si a alguien le pueda interesar les cuento que he hecho un par de cursos on line, uno con una diseñadora argentina con unos diseños muy divertidos que se llama Señorita Lylo y otro con una bordadora que me rechifla que se llama Yolanda Andrés . 
Ahora lo que tengo que hacer es practicar porque la teoría, por lo menos de los puntos más sencillos, no es complicada, todo es cuestión de práctica, práctica y práctica.
Es todo por hoy, disculpen las fotos, no doy pie con bola...muchas gracias por sus visitas y comentarios ¡me hacen muchísima ilusión!.
Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...